lunes, 28 de noviembre de 2011

Embarazada y Sola

La historia que escribí a continuación es la historia de cientos de mujeres quienes han tenido relaciones sexuales antes del matrimonio y no se han informado bien de los diferentes métodos para evitar el embarazo.  Todavía es un problema en nuestra sociedad Latina que los padres no hablen a los hijos sobre ello y no se tiene mucha información al respecto de parte de las escuelas u otras instituciones educativas.  La falta de educación, en especial en los países tercermundistas, puede contribuir a una sociedad que no prospera ni se desarrolla hacia el progreso.  

Esta historia es para todas esas valientes mujeres que han salido adelante en circunstancias impresionantes.




No puedo ni levantarme de la silla ya que estoy petrificada con la noticia:  Estoy embarazada.

José Pablo y yo acabamos de terminar la relación y no estoy en condiciones de llamarlo y pedirle que venga por mí.

El doctor me felicita y empieza a decirme que tengo que hacer cita con su asistente para ecografías, chequeos, etc.  La cabeza me da vueltas y solo atino a asentir.

Salgo del consultorio del doctor y camino sin rumbo por la calle hasta encontrar un parque.  No logro ordenar mis pensamientos.  Mientras me siento en una banca observo a las personas a mi alrededor.  Casi todas ellas son mujeres que me doblan la edad, con dos o tres hijos y más de alguna con niñera incluida.   ¡Y yo que apenas puedo sostenerme  sola!

A mis veinte años no tengo nada que ofrecerle a un bebé.  Mi madre ha muerto hace muchos años y mi padre está desaparecido por unos cuántos más.  Así que me toca enfrentar esto sola.  Estoy en el primer año en la Universidad, trabajando de recepcionista en un Hotel para solventar mis gastos.  Vivo en una habitación de alquiler en una casa de huéspedes.  ¡De verdad que esto es un lío grave!

Y acá en mi ciudad el ser una madre soltera es una verguenza y las mamás hacen casar a las hijas a la fuerza.  Al menos nadie me casará a la fuerza con alguien a quien no quiero.  Y yo no quiero a José Pablo.  Es más, me pesa mucho tener un hijo de él.  Es el hombre más egocéntrico, machista y narcisista que conozco. 

Pienso en un aborto pero no tengo ni idea de donde hacerlo.  Además, las historias que me han contado de esos lugares clandestinos, no me hacen tener muchas ganas de abortar. Y abortar ha de costar mucho dinero.  Yo no tengo absolutamente nada de dinero en este momento.

¡Un hijo! no sé que voy a hacer.  No tengo ni idea.  ¿Cómo mantenerlo?  ¿Qué le voy a dar de comer? Si a veces no me alcanza ni para comer yo misma con ese misero salario que tengo.   ¿Dónde lo dejo cuando me vaya a trabajar?  ¿Quién me lo va a cuidar? ¿Lo aborto y sigo mi plan de vida como que si nada?

Y con todas estas preguntas en mi cabeza me acuerdo de todas esas mujeres solteras que se llenan de hijos y aún así sobreviven.  No sé ni como le hacen.  Algunas de ellas hasta ganan menos dinero que yo.

Lo que sé es que no voy a tomar una decisión hoy.  La noticia me ha caído como un balde de agua fría y no la he asimilado todavía. 

Cómo quisiera saber que José Pablo va a tomar responsabilidad de sus actos y que juntos busquemos una salida a esta situación.  No me quiero casar con él ni mucho menos tener una relación, pero el problema debería de ser resuelto por nosotros dos y no solo yo.

Pero él es muy machista.  Por eso lo dejé.  Es de esos hombres que se creen invencibles y creen que las mujeres debemos de adorarlos por siempre mientras nos usan como alfombra.

Cuando yo era menor soñaba el casarme con el hombre de mis sueños y tener hijos con él.  Esto lo cambia todo.  ¿Qué hombre me va a querer con un hijo encima? 

De verdad que soy una estúpida de primera.  Me culpo por ello como culpo a José Pablo.  Sabiendo los riesgos no tomamos todas las precauciones.  Y acá está el resultado de nuestra irresponsabilidad. 

Espero poder encontrar paz con la decisión que tome.  Estoy abrumada.  No puedo ni pensar...me quiero morir...


Links de interés: 







3 comentarios:

  1. SOY YO, YA SABES QUIEN29 de noviembre de 2011, 08:57

    si, que agobio.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué historia!

    Efectivamente, todos los días, miles de mujeres se enfrentan a esa situación: si el mero hecho de leerlo te pone los pelos de punta, no imagino lo que puede ser el vivirlo.

    Terrible...

    ResponderEliminar
  3. la mejor decision que se puede tomar es tenerlo, recordemos que no tiene la culpa de nada si no lo contrario, asi que despues de tenerlo podemos darlo en adopcion en caso de no poder ssalir adelante. las mujeres podemosslir adelante solas. ya vivvi la experiencia. si abortas puede que te arrepintas toda la vida. amate a ti misma.

    ResponderEliminar