jueves, 27 de febrero de 2014

Todos tenemos una boca que alimentar... ¡ y un culo que limpiar !




Venezuela está pasando por un periodo duro en estos momentos.   Como dice el artículo del periódico El País  La soledad de los estudiantes venezolanos: ”La mayoría de los estudiantes de Venezuela no tiene memoria de otro regimen que no sea el Chavista, y no quieren envejecer con él”.  Las marchas de protesta se han extendido por días y no parecen cesar pronto.

Los problemas de Venezuela son varios:   La inflación es una de las más altas del planeta.  Según cifras oficiales en 2013 alcanzó un 56.3%.  El poder adquisitivo de la gente se reduce día a día y los precios nunca se mantienen estables.  En el año 2003 el Presidente Hugo Chávez impuso el sistema de control de cambio de dólares con el que buscaba evitar la fuga de capitales del país y controlar el precio de los alimentos básicos.  Los venezolanos que necesitan dólares para viajar al exterior o importar tienen que dirigirse a una agencia estatal donde los pueden comprar a una tasa impuesta por el gobierno.  La cantidad de dólares a esta tasa es restringida, pero la demanda es alta.  Es por eso que hay un mercado negro de dólares. 

La tasa de cambio en el mercado negro es diez veces más alta que la de la agencia estatal.  Los venezolanos calculan su costo de vida a partir de la taza del mercado negro.  Muchos comerciantes compran dólares en el mercado negro para poder importar así que cobran precios muy altos para obtener ganancias. 

Aparte la producción nacional de bienes básicos no suple las necesidades de la gente (o sea, la demanda), así que Venezuela depende de las importaciones.  Si las compañías no pueden comprar dólares, tampoco pueden importar. Mientras el gobierno acusa a los comerciantes de boicotear el sistema, en realidad es que producir e invertir en Venezuela no es un negocio rentable. ¿Cuál es resultado de todo esto?  la escasez .

Así que por la falta de divisas, la escasez, la quiebra de empresas, la alta demanda y los precios altos, la inseguridad se ha vuelto un problema grave en Venezuela. Según el artículo Venezuela cerró 2013 con récord histórico de homicidios al término  del 2013 se registraron 24,763 muertes violentas (unas 79 muertes por cada 100 mil habitantes).

Tampoco hay división de poderes. Los cinco poderes del estado (Legislativo, Ejecutivo Nacional, Judicial, Electoral y Ciudadano) están en manos del gobierno y ninguno de ellos actúa parcialmente, cuestionando así la legitimidad de la democracia Venezolana.  

Por eso en las urnas no se le puede plantar la cara al gobierno Chavista y solo queda la calle.  

En el 2013 Venezuela abandona el sistema interamericano de los Derechos Humanos y así la garantía de los ciudadanos Venezolanos ha quedado en el limbo (se puede leer sobre esto en el artículo Venezuela abandona el sistema de derechos humanos interamericano).

Después de leer estas causas se entienden las protestas.  El pueblo ya está cansado y necesita un cambio urgente e inmediato que ayude a la mejora del país. ¿Que busca la oposición?  Retirar al Presidente de su cargo por “revocación popular del mandato” o sea, que su permanencia en el poder se decide por medio de un referendum.   

El líder de la oposición, Leopoldo López, fue acusado de empezar las protestas y él mismo se entregó a la justicia para calmar la situación.  Se han registrado varias muertes por enfrentamientos entre la oposición y los Chavistas (no hay numeros oficiales por el momento).  Después de la detención de López la oposición convocó a una movilización pacífica pero los enfrentamientos no cesan.   Se ven por las calles tanquetas, antimotines, bombas lacrimógenas, motorizados, etc.  

La información que sale de Venezuela es controlada por el gobierno y se pueden leer artículos completamente opuestos:  unos acusando a la oposición completamente y otros acusando al gobierno (estos últimos desaparecen en pocos días).  Cada quién tiene que sacar sus conclusiones de la situación.  La fuente de mayor información de parte de los opositores que están en la protesta es Twitter.  Ahí ponen fotos, frases, acusaciones, confirmaciones y videos que son retwiteados por varios usuarios casi simultáneamente.   El mismo día o en los siguientes días son bloqueados de distintas maneras.  Acusan del bloqueo al gobierno. 

También se sabe de varios periodistas internacionales que son acosados, amenazados y que su equipo es destruído o los hacen borrar grabaciones.   

Los gobernantes de los países Latinoaméricanos han guardado silencio  y se han mantenido al margen de la situación. Algunos ex líderes, artistas y profesionales han expresado su opinion respecto a la situación por distintos medios pero han sido pocos.  Venezuela en estos momentos está prácticamente sola.

Yo decidí apoyar una protesta convocada por el movimiento S.O.S. Venezuela el pasado sábado 22 de febrero en Museumplein, Amsterdam.   Habían mas o menos unas 200 personas.  Me informaron que se convocaron varias marchas en otros países europeos y Estados Unidos.   Tomé varias fotos que comparto en este artículo y he de decir que sentí el dolor y la angustia de los venezolanos que viven acá ya que sus familiares y amigos están allá y la situación está grave en todos los aspectos.  Compartieron conmigo varias historias que me hicieron ver que no hacía mal con haber ido a apoyarlos en la protesta.

Al día siguiente puse algunas de las fotos que tomé en Twitter y copié al movimiento de Anonymous en Venezuela.  Ellos compartieron las fotos con sus seguidores y en pocos minutos las fotografías fueron retwiteadas viralmente.  Sentí que con ese granito de arena colaboraba a tan impactante movimiento de un país que no es el mío pero con el cuál decidí solidarizarme.

Lamento mucho la actitud de mis propios paisanos.  La mayoría piensa que con ser solidaria con Venezuela estoy traicionando a mi propio país y que no me preocupo de él.  Que ya no me importa.  O como me dijo alguien:  “Preocupate por la mierda de tu propio país y deja a los demás que se maten entre sí”.  Los venezolanos que viven en Guatemala también hicieron una protesta el sábado 22 de febrero frente al Palacio Nacional de Guatemala.  Me dio asco ver los comentarios de mis compatriotas al respecto. Si no van a apoyar, mejor quedarse callados.  Me hicieron sentir avergonzada y estoy segura que ni saben la mínima parte de lo que le sucede al pueblo venezolano.  Espero que comprendan mejor la situación con este artículo.

Yo espero que con las protestas, que continúan, logren su propósito y sean un ejemplo para el resto de Latinoamérica.  Los apoyo desde acá, con este artículo que no es mucho, pero al menos que sirva para concientizar a nuestros hermanos Latinoamericanos en especial a mis paisanos.  ¡Arriba pueblo venezolano!  No están solos. 






3 comentarios:

  1. los Venezolanos queremos darle las gracias a nuestra reportera asignada en Europa, nuestra amiga KUTZ por este reportage.NO queremos mas muertos, ni uno mas. No me importa si el que lo arregla es de derechas o de izquierdas, pero no mas muertos. Uno puede ser pobre pero el derecho a la vida es sagrado y nuestro pais necesita definitivamente un cambio.G R A C I A S por la cobertura Kutz

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el apoyo!
    Esperemos que los políticos entiendan de una vez que no se puede jugar con el pueblo por tanto tiempo!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. el problema con las realidades latinoamericanas es precisamente los desmemoriados...esos que creen que aca no paso nada....nada?....fijate en la ropa de los que protestan...gente oportunista que cuando hubo que defender a la patria salieron a pedirles a los yanky que los sodomisen....como les encanta

    ResponderEliminar