martes, 11 de febrero de 2014

La Vida de Una Neosoltera






Hace poco mi amigo Alvarín compartió este artículo conmigo: Un nuevo estilo de vida: Los Neosolteros y sentí como que que veía la luz al final del túnel.

Desde hace dos años estoy soltera y no tengo prisa de encontrar pareja, o casarme, ni mucho menos tener hijos.   En el artículo que Alvarín me compartió se lee:  “El prototipo de soltera ha sido explotado a lo sumo (cine y TV), pero casi siempre gira en torno a la culiminación de esa soltería gracias al éxito amoroso, o a un fracaso  para levantarse e intentarlo de nuevo”.    

Cada vez que veo a amigos o familia que no he visto hace tiempo me preguntan: “¿Y ya hay alguien especial en tu vida?   ¿Seguro tienes un novio escondido verdad? “ o la típica “Deberías de pensar tener un hijo sola.  Los hijos son una bendición.  Yo sé que entonces serías feliz”.

Despues de leer el artículo de Los Neosolteros me sentí muy bien de saber que no soy la única “loca” que no tiene prisa en tener una pareja, casarme y tener hijos.

Pero eso no es de ahora.  No sé si a lo mejor por haber crecido con papás divorciados y conflictos entre familias pero yo veo la vida en pareja de otra forma:  Me gustaría encontrar a un hombre con el cuál compartir mi vida pero no me muero por casarme ni tener hijos.  Desde que era niña cuando escuchaba que mis amigas se querían casar de blanco, que hasta le tenían nombres a los hijos, etc. yo sabía que yo no quería tal cosa.  Si alguna vez me llego a casar, quiero que sea algo sencillo o algo loco (en la playa, en las Vegas con Elvis Presley, o en un globo).  

Lo de tener hijos me lo he pensado muy bien.  Muchas personas creen que uno de mujer tiene la obligación de procrear.  Que si uno  no procrea no es una mujer completa.  Me dicen “Es que nunca lo vas a saber si no tienes un hijo por ti misma”.   En únicamente dos años de mi vida quise tener un hijo.  Y lo intenté la verdad pero no funcionó.  Me alegro que no haya funcionado porque estoy segura que mi obsesión en esos dos años por tener hijo fue por que quería de esa manera salvar mi relación de entonces (inconcientemente).    

Hay mucha gente que no puede creer que no me esté muriendo por tener un hijo a mis 39 años.  La típica mentalidad “ya se te va el tren”.  La verdad es que ¿a dónde va el tren?  ¿y dónde compro mi boleto?  A mi de todas maneras me gusta viajar por avión.  

Acá comparto mi vida de Neosoltera para que vean que no me la paso tan mal ni solitaria como se cree.

Las ventajas de no tener pareja fija:  Las ventajas de no dormir con alguien todas las noches son varias: puedo estirarme en toda la cama y dormir en el lado que se me da la gana, puedo comer en la cama, nadie me quita las sábanas, puedo tirarme pedos entre las sábanas sin que nadie se moleste.  Cuando extraño a alguien en mi cama abrazo a la almohada y no hay problema (nadie dura abrazado toda la noche aunque me digan lo contrario).  De vez en cuando dejo a alguien que duerma toda una noche en mi cama.  Lo bueno es que le puedo decir que se vaya temprano por la mañana si ya me hartó o conservarlo más tiempo si me gusta mucho.

También puedo decidir a dónde ir de vacaciones sin que nadie esté diciéndome: “¿Otra vez a Guatemala?  ¡Vamos a otro lado!”.  Puedo comer comida sana, de dieta o chatarra sin que nadie me esté diciendo nada al respecto.  Puedo escuchar la música que quiero, ver los programas que quiero en la televisión, ver la película que quiero en el cine.  

Con respecto a los niños:  Tengo una infinidad de sobrinos “postizos” (hijos de amigos) de todas las edades.  Si algún día tengo la necesidad de estar con niños, voy y visito a mis amigos y juego con sus hijos.  No me despiertan por la noche y cuando comienzan a llorar los devuelvo a los papás.  No cambio pañales tampoco (¡hurra!).  Soy la tía Silvia que los hace feliz y los entretiene divertida porque tengo energía suficiente para ello mientras los papás se dan su descanso. 

Han habido pesonas que me han dicho que si no tengo miedo de llegar a vieja y no tengo hijos que cuiden de mí.   En realidad no.  He visto a muchos hijos mal agradecidos que nunca están al tanto de sus padres. 

He de decir que no he tirado completamente la toalla con respecto de tener uno.  Si se da en los siguientes dos o tres años de encontrar la pareja o el método entonces lo hago.   Una cosa de la que si estoy segura es que no quiero criar a un hijo sola y nunca he tenido la necesidad de tener uno.  Así que por ello no tengo prisa ni tampoco ando buscando desesperada.

Tengo vida social:  Exacto.  Tengo vida social.  Poco a poco veo a mis amigos que tienen hijos cambiar su vida completamente.  Algunos le llaman “sacrificio” y no se por qué.  Tampoco quiero averiguarlo.  Mucha gente me dice que yo ya no debería de estar yendo a fiestas. ¿Quién dice que no? ¿Hay alguna regla que prohíbe a la gente mayor de 35 años ir a fiestas?  No tengo hijos entonces tengo que entretenerme de alguna manera. 

Mi vida social de ahora no es la misma que hace 5 años.  Me dedico más a mis amigos. Voy a cenar, al cine, de compras, de paseo, etc.  con ellos.  Visito a los amigos que tienen hijos porque sino ya no los vería nunca.  

Ahora me doy el lujo de pasar un día o dos en fin de semana sin salir.  En esos días en casa me dedico a cocinar, a ver las series de televisión que me gustan, a escribir, a escuchar música y a descansar.

Salir de cita con hombres:  Estoy en una página en línea para buscar pareja.   Lo bueno de ello es que puedo escribirme varias veces con una persona y con ello ya sé de que va la cosa.  Algunos chicos de ahí solo están interesados en sexo y otros en algo más.   Depende de lo que quiero salgo con ellos. 

También estoy en varios grupos para conocer personas.  Estoy en un grupo de solteros, en uno para ir a restaurantes, en otro para ir a discotecas, en otro de fotografía y en varios de aprender a cocinar.   Así voy conociendo gente y a lo mejor de esa manera encuentro pareja.  

He decidido que no voy a estar con cualquiera solo para “no estar sola”.  No quiero un mediocre a mi lado cuando el hombre de mi vida puede estar buscándome.  Con paciencia encontraré al hombre de mis sueños.  Y si eso toma meses o años, no tengo prisa.

Vida Sexual:  Tengo una vida sexual activa.  ¡mucho más activa que cuando tenía pareja!  Tengo dos amantes fijos a los cuáles llamo cuando quiero.  Esto que acabo de escribir a lo mejor le parecerá chocante a la gente religiosa o tradicional pero es parte de la vida de una neosoltera. No es que los llame al mismo tiempo pero cuando uno no está disponible el otro si que lo está.  Yo puedo separar mis sentimientos de las necesidades corporales así que cuando llamo a uno de mis amantes nos dedicamos a tener sexo.  No niego que me he llegado a encariñar con ellos.  Ya llevo con uno casi dos años y con el otro uno.  Pero jamás pensaría en tener una relación con ninguno de los dos.  Primero porque son jóvenes (los dos tienen 26 años) y segundo porque al contarme sus cosas puedo saber que como pareja fija fracasaríamos ya que nuestros puntos de vista y vidas no son paralelos.  

Aparte de mis amantes puedo tener más de algún otro amante esporádico.  Tengo que decir que me cuido intensamente y tengo cada 6 meses un examen para enfermedades venéreas.  

Hago lo que me gusta:  Tengo la libertad de hacer lo que me gusta como viajar, escribir, leer, bailar, cocinar.  Tengo un trabajo fijo que me permite hacer todo ello.   Ultimamente he estado pensando en cambiar mi vida radicalmente e irme a vivir a otro país.    Tengo que hacer un plan concreto para ello pero es lo que quiero hacer.   Si encuentro a una pareja en lo que desarrollo el plan, le voy a poner al tanto de mi plan y espero que me acompañe.  Sino pues le digo adios y sigo con el plan.  

Me encanta mi vida:  No hay nada más bonito en la vida que despertarse por la mañana y despertarse contento.  Eso me pasa últimamente y me siento muy bien por ello.  Los últimos tres años de mi última relación me pasaba las noches en vela, llorando, preocupada.  Eso se quedó en el pasado y ahora tengo las riendas de mi vida.   Si encuentro pareja, quiero tener la misma sensación cada vez que me levanto por la mañana.   

Lo que más aprecio de mi vida es que he tomado decisiones difíciles en contra de lo que toda la gente me recomendaba porque solo yo sé lo que es mejor para mi vida.  Mucha gente confunde el hecho de estar soltera con estar sola.  Yo no me siento sola para nada.  Por ejemplo, para Navidad me la pasé rodeada de amigos y me sentí muy bien.    Tengo amigos en distintos países gracias a mis viajes.  Puedo ver a mi familia de vez en cuando pero mantengo comunicación con ellos seguido.  En fin, me siento satisfecha de mi vida y no la cambiaría por nada en el mundo.

1 comentario:

  1. Recien tengo tiempo de leerlo, y quizá interpretó el otro post distinto a ti pero no creo que se contradicen, para mi era algo más de respeto pero no significa que hay que vivir célibes hasta el matrimonio. Pero que gusto leerte. Al final, la vida llega como te la tomas y eso es lo que al final importa!

    ResponderEliminar