lunes, 21 de mayo de 2012

Ser Patriota vs. No Serlo





Cuando yo era niña estudiaba en un colegio de niñas muy estricto. Cada lunes por la mañana teníamos nuestra “mañana cívica”.  Lo que teníamos que hacer era cantar el himno nacional de Guatemala, hacer el juramento a la bandera y luego se nos enseñaba la importancia de los símbolos patrios.  Como era una buena estudiante cada medio año había una competencia de ver quién llevaba o escoltaba la bandera de Guatemala delante de todo el colegio.  Nunca era la primera de la clase pero al medio año procuraba estudiar más para tener dicho honor.  Algunas veces lo lograba otras no, pero cuando lo hacia era feliz.  

También teníamos una clase llamada “Civismo o Educación Cívica”.  Ahí aprendiamos de todo lo concerniente a Guatemala:  la bandera, el himno nacional, la flor nacional, el árbol nacional, la independencia, etc. 

Yo creo que por esa educación que recibí es que soy muy patriota.  Estoy orgullosa de mi país y de la sangre que corre por mis venas.  Soy una mezcla de sangre Española con Indígena.   También estoy orgullosa de mi gente, de los logros de personajes destacados, de las bellezas naturales de mi país, de las personas que logra alcanzar sus sueños a pesar de las limitaciones que tienen.   

Yo nací y crecí en la ciudad capital y lamentablemente desde pequeños nos enseñan de un modo a otro a ser racistas con la gente indígena de nuestro país.  Pero a mi me gusta compartir con la gente indígena y he tenido experiencias inolvidables con gente humilde, de campo, que ni siquiera saben leer ni escribir.   Esa es la gente más noble y pura que he conocido en mi vida.

Por eso cuando me fui de mi país me fui triste de dejar todo eso.  Pero nunca he negado de donde vengo.  Siempre estoy promocionando Guatemala para que extranjeros vayan de turistas.  Algunas personas ni siquiera saben donde queda así que les he enseñado en el mapa y hablo de la geografía, cultura y lo que Guatemala tiene que ofrecer.

En mi trabajo hice una presentación de mi país mostrando un video y cada vez que voy a Guatemala, les traigo algo típico a mis compañeros.  Me he dado cuenta que el concepto de los Europeos con respecto a mi país es que es un país pobre, tercermundista, corrupto y peligroso,  sin nada bueno que ofrecer.  Eso es porque basan su información únicamente en los documentales que ven en los cuales no se muestra la mejor cara de mi país.  

Recuerdo que una vez fui a ver uno de esos documentales.  Me salí a medio documental porque no podía creer lo malo que era.   Estaba basado en la vida de una familia que era dueña de un circo.  La familia era de una clase social muy baja, por lo tanto en todo el documental solo hablaron vulgaridades y se peleaban unos a otros mientras mostraban lo alcohólicos que eran.   Me puse a pensar que si yo fuera un Europeo y viera ese documental, también pensaría que toda la gente de Guatemala es así.

Esas cosas duelen y por eso he intentado mostrar la buena cara de mi país.   Porque tenemos muchas cosas buenas y bellas que ofrecer, a pesar de todo. Porque no estoy diciendo que todo es color de rosa, pero tampoco todo lo que sucede es malo.

Es por eso que en mi cabeza no cabe el pensar que alguien que se vaya de Guatemala no sea patriota.  Que alguien que haya nacido y crecido en Guatemala hable mal del país con gente extranjera.  Que niegue de donde viene, que quiere aparentar ser de otro lugar más exótico o de mejor calidad de vida.  Que quiera cambiarse el nombre o el apellido.  Que diga que en Guatemala solo hay criminalidad, corrupción y nada más.  Que trate de hacer cambiar la mentalidad de otros guatemaltecos para que no promocionen el país. Que le inculque a sus hijos odio hacia el país o les diga que ellos no son de Guatemala.

Eso me sucedió hace poco.  Una amiga muy querida  y yo estábamos sosteniendo una conversación con dos amigos americanos.   Estábamos decidiendo en que lugar nos íbamos a reencontrar los cuatro, ya que tenemos muchos años de no vernos.  Cuando sugerí vernos en Guatemala, que fue donde nos conocimos, ella fue la primera en decir que no.   Empezó a hablar pestes del país en el cuál vivió 25 años de su vida (y en el cuál todavía viven sus papás y hermanos).  Ella se fue hace 10 años a vivir a Estados Unidos y desde entonces no ha regresado al país.   Todo lo que decía sobre Guatemala lo he leído en el periódico.   

Los periódicos siempre darán malas o peores noticias.  A eso se dedican y esa es su misión.  De vez en cuando dan a conocer méritos o cosas buenas que han sucedido, pero entre tanta noticia mala no se nota, a menos que tengas la mente abierta para ello.

Pienso que independientemente del país del cual vengas, no debes negar tus raíces.  Si no hubieras nacido donde lo hiciste no serías la persona que eres,  si no hubieras tenido las experiencias que tuviste de niño, no tendrías la personalidad que tienes.  Así que aunque lo niegues, tú eres parte de tu país y tu país es parte de ti. 

No necesitas promoverlo pero tampoco necesitas hablar mal de él.   Si de verdad odias a tu país, ódialo, pero ódialo a solas, sin involucrar a otras personas.  No se los inculques a tus hijos.  Simplemente odia en silencio.  Porque  tú no sabes que vueltas da la vida y a lo mejor tendrás que regresar a esa tierra a la que tanto odias o de la que tanto hablas mal, con una mano por delante y otra por detrás.  
  
Como dice una estrofa de la canción “Aquí está tu Tierra”:

“y corres detras de la vida
pues la vida se te escapa
pues por correrla se te olvida la vida
como se te olvidó un día tu casa...
Pero aqui tenemos grande el corazón
Y nos brillan más los ojos que una estrella
y aunque no llego la industrialización (a tiempo)
tenemos llenas de flores las praderas
Vuelve cuando quieras.... Aqui esta tu tierra!”

Alux Nahual
Grupo guatemalteco



4 comentarios:

  1. Hola, desde Guate, totalmente de acuerdo con tu opinion, cuando una persona esta fuera de su pais puede ver con otra perspectiva la situación de su pais natal y no se deberia hablar mal de este, por otro lado estoy convencido que los que estamos acá debemos ver las cosas buenas pero debemos ser muy críticos con los problemas que aun no se han solucionado, porque de lo contrario estamos condenados a repetir los mismos errores, te cuento esto porque asi como me imagino que a ti te duele que se hable mal de Guate, a mi me duele que aqui no se pueda señalar lo que esta mal, sin ser visto como loco o como esta de moda, "cangrejo". Por supuesto con señalar lo que esta mal viene una responsabilidad de hacer algo para que el pais cambie, no solo criticar por criticar, creo que al final todo se resume a cambiar, a renovar nuestra forma de pensar, apensar primero en los demas. saludos. F. Valdez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y también a actuar. Porque de nada sirve criticar sino se va a hacer nada al respecto por mejorar y lograr un cambio.

      Saludos,

      Eliminar
  2. Interesante...

    Pero debemos darle algo de perspectiva: las personas que conoces fuera de tu país, recuérdalo, están fuera por algún motivo (aventura, necesidad e, incluso, porque huyen de algo, sea lo que sea).

    Hay gente que, como tú, está orgullosa de sus raíces y orígenes: hay gente que, por los motivos que sean, no lo están.

    Conozco a gente (españoles en mi caso) que, cuando les hablas de mi país, parece que refuerzan su orgullo de pertenencia en su país de adopción echando pestes sobre su país de origen.

    No sólo eso: se niegan a enseñar su idioma a sus hijos, queriendo hacer desaparecer cualquier vestigio que les lleve a sus orígenes.

    A mi me gusta entender el porqué: muchas historias tristes se refugian y esconden detrás de gestos como los que describes...

    En mi caso, después de llevar unos cuantos añitos fuera y unos cuantos países en la mochila, es que soy lo que soy, con sus cosas buenas y malas, y que estoy orgulloso de muchas de las cosas que mi país me ha dado, sin dejar de ser crítico y estar avergonzado por otras que, sinceramente, podrían ser mejorables.

    Ser patriota es querer lo mejor para tu país: amar lo bueno y querer mejorar lo malo :-))

    Un abrazo,

    Paquito.

    ResponderEliminar
  3. esa que tu ya sabes24 de julio de 2012, 16:04

    Varias cositas: yo adoro mi pais, estoy muy orgullosa de venir donde vengo, me parece uno pais preciosos, con muchas cosas para ver, se come delicioso.
    Pero a mi el chauvinismo ("Exaltación desmesurada de lo nacional frente a lo extranjero" segun la RAE), lo siento, no me va. es mas, me pone la piel de gallina escuchar a la gente que habla de su pais como si fuera el super ultra lugar del mundo para vivir, de donde todo solo lo bueno viene, el resto de los paises son nada.....
    Dicho esto, pienso que el pais de uno es como la familia: yo si que lo puedo criticar, pero MUCHO cuidado con el que se meta con el!

    ResponderEliminar