jueves, 30 de enero de 2014

¿Eres Feliz?






Desde que tenemos memoria se nos ha recalcado que el principal objetivo de la vida es ser felices.  Se nos ha enseñado que la felicidad es una meta que debemos alcanzar, partiendo de los fracasos de nuestros padres, tíos, etc. (“yo no pude ir a la Universidad pero tu si que puedes”,  “no quiero que cometas los mismos errores que yo”).

Es por eso que hacemos la conexión de la felicidad con las metas alcanzadas en nuestra propia vidas: comprar una casa o un carro último modelo,  estar casados y tener hijos, hacer carrera, viajar etc.  Pero después de haber alcanzado las metas estipuladas , ¿Sómos realmente felices o fue una felicidad pasajera que nos hace sentir perdidos después?

Cuando estamos en contacto con nuestros ser interior y lo escuchamos, es cuando podemos efectivamente sentir un tipo de felicidad más profundo.   Para ello hacemos cosas como realizar actividades que nos traigan regocijo o buscar relaciones con otras personas que tengan mayor significado en nuestras vidas.
  
Cuando hacemos esto entonces somos más honestos con nosotros mismos y nos deja de importar la felicidad pintada o estipulada por la sociedad que nos rodea.  Somos más libres de elegir lo que realmente queremos y eso nos traerá la felicidad verdadera. 

Desafortunadamente para muchas personas, el seguir su propio camino hacia la felicidad implica tomar riesgos o tomar un camino desconocido. Y ahí es cuando mucha gente se queda atorada, por el miedo al fracaso. 

Pero cuando sentimos ese miedo, tenemos que seguir adelante y no ver hacia atrás.  El miedo es infundado por experiencias pasadas, por ideas que nos meten en la cabeza, por expectativas no cumplidas, o heridas  y traiciones que hemos acarreado a traves de nuestras vidas.  Pero una vez que decidamos seguir adelante con nuestras auténticas opciones de vida, nos sentiremos más fuertes y más capaces de alcanzar la verdadera felicidad. 

Algunas señales que nos indicarán si somos felices o no:


Aprecias las cosas pequeñas:  Una buena taza de café, una canción en la radio, la sonrisa de tu hijo.  Esas cosas que si no eres feliz ni siquiera te enteras o hasta te llegan a fastidiar.
  

No te enojas por pequeñeces:  ¿Perdiste el bus?  ¿Se te cayó el café en el pantalón?  ¿Tropezaste y te caíste?  ¡Que más da!  Es una cosa pasajera que no tiene importancia.


Te alegras del éxito de las demás personas:  Cuando eres feliz no solo te alegras por ti mismo (a) sino que por otras personas que tengan éxito en su vida.    Siendo genuino al celebrar la felicidad de otros hace que tus conexiones se mantengan intactas, te rodeas de gente positiva y tu propio éxito no se opaca sino que se conserva.

Te sientes bien contigo mismo y tienes relaciones saludables (y no me refiero solo a tu pareja):   Cuando te sientes bien contigo mismo (a) lo proyectas a las demás personas.   Estarás sonriendo, tu actitud sera positiva y serás emprendedor (a).   Al ser un individuo feliz sabes que las personas  -no las cosas- son la clave para conservar ese estado.  Por lo tanto conectar con otras personas emocional o físicamente ayudará a mantener tu felicidad.   Manteniendo un extenso círculo social te ayudará a obtener más alegrías en especial conforme vayas madurando.   Conservando relaciones intersociales saludables con amigos, familia o alguien especial contribuirá a tu felicidad total.  


En momentos estresantes sabes como conservar la calma:  Mantener el mínimo de estrés es la clave para tener una vida llena de felicidad.  Si eres realmente feliz quiere decir que has encontrado alguna estrategia que te sea útil para controlar el estrés. 

Algunos tips para encontrar la estrategia adecuada:  tomarte pequeños descansos, pensar positivamente, practicar meditación, ser una persona agradecida, ejercicios diarios, etc.

Haz alcanzado alguna meta (y tienes más metas trazadas):  Si eres realmente feliz, tu felicidad sera reforzada si alcanzas tus metas y no terminan ahí.  Teniendo algo por lo que luchar y eventualmente alcanzar te puede estimular a sentirte satisfecho contigo mismo.  Perseguir lo que nos apasiona nos hace sentir bien.  Ver el progreso de nuestras metas y al final alcanzarlas nos darán emociones positivas e interesantes que nos motivarán a comportamientos y procesos necesarios para seguir alcanzando nuestras metas. 


No hay nada que te mantenga dando vueltas en la cama de noche:   A lo mejor no piensas que eres feliz pero si tienes una noche de sueño sin estar dando vueltas en la cama despierta y por horas quiere decir que tu vida está llena de felicidad.   


Quieres que otros compartan tu felicidad:  No importa si le estás dando a alguien un pequeño cumplido o estás haciendo por casualidad un acto de bondad , cuando eres realmente feliz, quieres que los demás también lo sean.   Compartir esa alegría ayuda a preservar los sentimientos positivos.


Vivir en el presente es importante para ti:  La gente feliz vive en el aquí y ahora porque saben que es la clave de tener una disposición positive perpetua.  Como seres humanos tenemos la habilidad única de alejar nuestras mentes del tiempo presente.  Para ser felices tenemos que dejarnos llevar por el momento y concentrarnos en la experiencia que estamos viviendo en el presente.   

Tienes una mente de “medio vaso lleno”:  ¿Está el vaso medio lleno o medio vacío?  Si ves el vaso medio lleno quiere decir que naturalmente tienes una mente positiva y en cada situación tratas de verlo de esa manera aunque la situación sea negativa.  Cuando eres feliz, haces todo lo posible para retener esas emociones.  Así que si la vida te tira un limón, ¡tu haces una fiesta! Adoptando una actitud optimista real te ayudará a tener éxito y obtener la felicidad.   La gente optimista inclusive tienen un sistema inmonológico eficiente y un corazón saludable.  ¡Así que a empezar a ver ese vaso medio lleno!

Te has dado cuenta que el dinero no da la felicidad:  Tienes lo que realmente necesitas (casa, carro, trabajo) y sabes que el dinero no es realmente la influencia para tu felicidad.  Te puede dar una felicidad temporal pero si tuvieras mas dinero querías mucho más y llegará un punto que teniendo demasiado dinero te traerá lo opuesto de la felicidad.  Te das cuenta que has logrado vivir bien y tienes lo suficiente para ello.  Mas bien para tu felicidad buscas la satisfación emocional.  En lugar de estar buscando el carro último modelo que apenas puedes pagar, estarás buscando otras cosas (como buenas relaciones) que tendrán un impacto positivo en tu vida.

Sonries:  Te levantas con una sonrisa y al salir de la casa conservas esa sonrisa durante el día.



2 comentarios:

  1. Hola, me gusto mucho tu post, a menudo pienso en la felicidad y los conceptos que nos quieren vender, o lo que nos quieren vender para alcanzar la felicidad,dinero, articulos de marcas a reconocidas, un cuerpo perfecto y belleza que te llevara a una relacíon que te hara feliz, y he sido tetigo como realmente influye en las personas eso, como el no tener la ropa "correcta" puede hacer que no disfrutes momentos increibles o como estar pendiente de que no se te vea la panza te amarga por horas.... creo que mucho influye el que nos aceptemos, nos valoremos, reconocamos lo que somos y valemos. Asi mismo poder conocer e identificar que nos gusta y nos hace felices a cada uno, que puede ser muy diferente a lo que puede hacer feliz a los demas.... es trillado y suena a meme de facebook, pero nadie debe vivir la vida por ti y tu no puedes vivir la vida de los demas. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente! Captaste lo que quería transmitir! Muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar