miércoles, 10 de julio de 2013

Plan B






En los últimos días he tenido algunas conversaciones interesantes con mujeres casadas y con hijos que me cuentan que sus matrimonios no van bien.   Algunas de estas mujeres casadas no trabajan mientras que otras trabajan ya sea a medio tiempo o a tiempo completo.  Cuando las cosas no van bien en un matrimonio con hijos es más difícil plantearse la separación que en un matrimonio sin hijos. 

A lo mejor el padre tiene una buena relación con los hijos pero entre él y su esposa la cosa no camina bien entonces es la mujer la que debe decidir en qué hacer.

Cuando una de estas personas me contó de cómo se sentía yo le dije: “Si yo fuera tú dejo al marido ya” ella me contestó lo siguiente: “No te creas que es tan fácil teniendo hijos.  Desde el momento que tienes hijos dejas de ser egoísta y se lo das todo a ellos.  A la hora de tener un problema con el marido, primero te pones a pensar en ellos.  Si el problema que tienes con el hombre no es tan grave entonces te aguantas por ellos. Eso es para evitar todo la molestia que lleva la separación por todos los cambios que tienes que hacer y pues para que los niños crezcan con ambos padres.  Si el problema es grave entonces si lo haces”.   Le contesté: “¿Me estás diciendo que sacrificarías toda tu vida el ser feliz con tal y de que tus hijos crezcan con su padre?” y ella me contestó: “Toda la vida no, pero al menos hasta que ellos se vayan de la casa”.

“Hasta que ellos se vayan de la casa”  ¿Cuántos años son esos? ¿20? ¿30? a esa edad ya mi amiga tendrá como 60-65 años.  ¿Y entonces qué?  ¿No va a dejar al marido por miedo a estar sola los últimos años de su vida?

Tengo otra amiga con la que también hablamos de sus problemas con el marido.  Ella tiene el apoyo de la familia para que lo deje.  Inclusive su madre le ha comprado una casa enfrente de la del marido para que los hijos de ella no sientan el cambio tan difícil.  Mi amiga no hay modo que se mude a esa casa.  ¿Por qué será?  ¿Comodidad? ¿Miedo?

Otra amiga y yo tuvimos esta conversación.  Ella me contó que se quedó sin trabajo.  Que le gustaría mudarse no solo de casa sino a otra ciudad pero su hijo ya está muy encariñado con sus amigos del colegio, con el vecindario en el que vive, etc.  Entonces la única opción sería mudarse de casa en el mismo vecindario que el marido.  Pero sin dinero ¿Qué puede hacer?  Además tiene un bebé al que cuidar.  Así que vive en la misma casa del marido, aunque no en la misma habitación.  Ya hace rato que no tienen una relación.  ¿Qué sucederá si el marido encuentra una nueva pareja?  ¿La echará de la casa? 

Yo comprendo que los sacrificios los tenemos que hacer por los hijos pero ¿hasta qué punto?  Yo vengo de padres con un matrimonio fallido.  Una de las cosas que más recuerdo de mi niñez es de ver platos volando, de gritos y de despertar sobresaltada porque mis padres se estaban peleando.  Y eso que se separaron cuando yo tenía 5 años.  Todavía duermo apretando los dientes como solía hacerlo en esa época.  

Los niños, aunque uno no lo crea, perciben los estados de ánimo de sus padres.  Pueden saber cuando hay problemas entre ellos.  Pueden notar tristeza, desasosiego, tensión, nerviosismo, etc.  No importando la edad.   Algunos padres piensan que lo mejor para los hijos es tener a los dos padres juntos pero si crecen en un ambiente de peleas ¿es realmente lo mejor?

Me dirán, que tengo que hacer yo opinando del tema si no tengo hijos.  Bien,  es válido.  No voy a juzgar a nadie porque no soy quién para hacerlo.  Cada quién hace lo que quiere y sabe por qué vive de la manera en la que vive.  Pero me gustaría darles un consejo.  Tómenlo o déjenlo. 

Yo  he visto la actitud de algunas de mis amigas que tienen este tipo de problemas que prefieren no pensar.  Prefieren seguir con sus vidas como que si nada, llevando a los chicos al colegio, yendo a trabajar o haciendo las tareas de la casa, atender al marido como que si nada.  Pero eso es engañarse a sí mismas.  Eso es quitarse el privilegio de ser felices de verdad.  Recordemos que solo tenemos una vida.  Les pregunto esto: ¿De verdad quieren pasarse 20, 30 años de su vida “disimulando” o “pretendiendo” que todo está bien cuando no se está bien y perderse la oportunidad de ser felices, con la excusa de que es por los hijos? 

Yo considero honestamente que la mayoría no deja a su marido por comodidad.  Porque si no tendrían el sacrificio de trabajar más (o trabajar si no lo hacen) de ser madre y padre a la vez, de arreglar las cosas de los chicos de otra manera a la acostumbrada y porque no quieren vivir sin pareja. 

Tengo también amigas que han pasado por la separación y aunque ha sido dolorosa lo han superado y ahora están felices ya sea solas o con nueva pareja. 

En esta época moderna en la que todo ha evolucionado ya no estamos para seguir viviendo la vida como la de nuestras abuelas y madres abnegadas que se quedaban con el hombre aunque les fuera infiel, las maltratara o simplemente ya no lo amaran, para toda la vida.  En esta época moderna y en nuestra generación somos mujeres fuertes y luchadoras que sabemos salir adelante con o sin pareja.  Así que pienso que todas, al momento de empezar o tener una pareja, secretamente tenemos que tener un plan B por si acaso.  Y no es que seamos pesimistas pero con los porcentajes tan altos de divorcio y al ver a amigos o familiares que se separan tenemos que ser precavidas. 

Un plan B incluye lo siguiente: 

-          Una cuenta de ahorro de la que nadie sepa.  

-          El valor necesario para alejarse cuando se sabe que la cosa realmente no va para más o cuando ya se sabe   que no hay amor entre los dos.

-       Aunque en el matrimonio nos hayan machacado nuestra autoestima, saber que realmente él no va a cambiar ni cumplir con sus promesas.

-        La suficiente fuerza para vivir sola y sin pareja.  Saber que se puede y que no nos vamos a morir de soledad pero vamos a vivir tranquilas y en paz.

-        Saber que es mejor para nuestros hijos crecer con padres separados que con padres que se están peleando a cada rato o con tensiones, intrigas, malas caras, etc.

-          Tener un título o saber un oficio.  Uno nunca sabe cuándo se pueda necesitar.

-          Buena comunicación con sus hijos.  Saberles explicar de la decisión de separarse y el por qué. 

-         Tratar, a pesar de todo, de tener una buena comunicación con el marido al momento de la separación.  Los   hijos tienen dos padres y no uno y aunque no se quiera uno está vinculado a esa persona por los hijos y para siempre. 

-        Nunca prohibirles a los hijos ver a su padre o abuelos paternos, a pesar de todo.  Los hijos no tienen nada que ver en el pleito.

-         Tener amigos y familiares que nos apoyen en los momentos difíciles.  Esos amigos o familia son los que nos  dan ánimos para seguir adelante con nuestra decisión.

-          Al separarse, buscar la felicidad. Nos la merecemos.


Ese plan B es más fácil de escribir que de hacer, pero con voluntad, las cosas se pueden.  Sobre todo hay que tener coraje para luchar por nuestra felicidad y la de nuestros hijos.  Los amamos más amándonos a nosotras mismas.

Tengo una amiga que me dijo que su miedo era que sus hijos le reprocharan ya de adultos el por qué no se quedó con el padre.  Yo le dije que al contrario, sus hijos la van a admirar  porque se amarró los ovarios y luchó por su felicidad.




6 comentarios:

  1. Excelente Silvia. Has dado en la tecla otra vez, rompiendo un gran tabú, el de las madres solteras. A erscribir planes B entonces! Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Sigo pensando que, como me dijo una amiga muy sabia,divorciada con dos hijos, exitosa mujer de negocios,ergo con autoridad para opinar sobre estos temas, que el divorcio es un mal negocio.
    En mi caso, mi plan B es tener un amante.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. ese tipo de dudas las tenemos los hombres también y te lo planteas muchas veces, pero al final es bien jodido dar el paso por casi los mismos motivos que explica ella.. pero la cosa tiene que estar bastante mal para que te den suficientes fuerzas. Me ha gsutado eso de la cuenta bancaria secreta.

    ResponderEliminar
  4. Hola Silvia! Mira,despues de haber intentado varios años que mi familia siga unida,un día dije "basta"! Sola,sin familia cerca que me dé una mano,sin ahorros pero con un trabajo estable,y con 2 niñitas de 9 y 7 años...con lo puesto nos fuimos! Por ellas,sobre todo,y tambien por mí. Yo no queria una vida de discuciones,llantos y malos momentos para ellas. Me costó mucho poder salir adelante,pero acá estamos casi 4 años despues! Vivimos tranquilas! Mis niñas estudian..yo estudio y trabajo. Conocí a un gran hombre y estamos esperando un bebé... Somos muy felices! Yo pensé en ellas,no eran felices...y creo que todo lo debemos hacer por ellos. Sé que mi decición fué la mejor.

    ResponderEliminar
  5. Me alegro mucho que tomaste la decisión de ser feliz y tomaste como se dice "al toro por los cuernos" y todo te haya salido bien. Felicitaciones por tu nueva relación y bebé y adelante! Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Plan B, vine a Europa con un hombre con el que no era muy feliz, no teniamos hijos y aun asi tenia miedo a divorciarme. Pero las ganas de ser feliz pudieron mas y me atrevi. Pensaba que en mi familia me verian como una fracesada, pero al contrario, a pesar de las dificultades que tienen para ayudarme, siempre me hicieron sentir que no estaba sola. Mi plan B era tener un trabajo lo suficientemente bueno como para vivir sola, independiente, dejar los miedos atras fue mi mejor decision. Las mujeres somos mas fuertes que los hombres muchas veces. Ahora estoy con otro hombre con el que soy feliz, no se si sera para toda la vida, lo unico que tengo claro es que cueste lo que cueste voy a luchar por sentirme feliz. Solo tenemos una vida.Saludos

    ResponderEliminar