miércoles, 23 de enero de 2013

Cosas que recuerdo de los años 80's


Gracias a un escrito que leí de Javier Payeras llamado Me Acuerdo (Mi versión al libro de Georges Perec)  y otro con nombre 10 Things 90's Kids Will Have To Explain To Their Children  (“10 cosas que los niños de los 90’s tendrán que explicarles a sus hijos”, del cual no entendí absolutamente nada, por cierto) decidí hacer mi listado de cosas que me recuerdo de los años 80’s y 90's.  

Estas son las cosas que recuerdo de los 80's:

Como estudié en el Liceo Francés había rumores que debajo del colegio había túneles que llevaban al Palacio Nacional. Algunas compañeras del colegio y yo solíamos buscar las entradas a esos túneles.  Pensábamos que quedaban en las habitaciones de las muchachas que limpiaban así que nos hacíamos sus amigas para que nos dejaran entrar a las habitaciones y buscar las entradas a los túneles.  Nunca las encontramos.

Don Victor, el portero del Liceo Francés, la señorita Mala Cara y la señorita Susseth (o Sucell) y su horrible lunar en la cara.

Como Lissy y yo le echábamos harina a los huevos de Carnaval para que se mezclara con la pica pica en el cabello de mis ex-compañeras. Y de como nos divertíamos haciéndolo.

Me acuerdo que mi primer beso fue a los cinco años con un chico huérfano y recuerdo a mi primer amor que se llamaba Yefri Montenegro (lo acabo de buscar por Facebook pero no lo encontré).

De cómo me gustaba llenar el albúm de estampitas “Vida”.



Recuerdo cuando nos teníamos que esconder debajo de los escritorios porque otra vez había bombas y Golpe de Estado (el Liceo Francés queda a dos cuadras del Palacio Nacional).  Recuerdo los vidrios quebrados del colegio y una vez en particular que vi como estudiantes destruían y quemaban un bus a la esquina del colegio y como una señora se había quedado escondida adentro (logró salir con vida).  También recuerdo una vez que un tanque pasó a escasos metros de donde yo me encontraba y varias veces que los adultos me ponían contra la pared o contra alguna puerta para protegerme.  Recuerdo una vez haber encontrado varias Cédulas de Vecindad medio quemadas en el barranco de la colonia Santa Rita II.

Me recuerdo (hasta ahora) de toda la letra de la canción de “Un Soldado es un hijo un amigo un hermano”.



Recuerdo el Palacio Nacional y sus salones de donde mi tío Quique era guía turístico.

Cuando Los Chicos vinieron a Guatemala y como fueron recibidos en el aeropuerto La Aurora (peor que a Los Beatles en los 60’s). Mi mamá no me dejó ir al concierto, lamentablemente.

Recuerdo cuando leí la Mansión del Pájaro Serpiente en una tarde y nadie me creía.

Recuerdo cómo me gustaba ir a Esquilandia y a los resbaladeros del Hipódromo del Norte.  También ir a la zona 13 a montar caballo o a comerme un helado POPs.

Cómo amaba una Banana Split que era un gran lujo para mí.  Todavía la sigo amando.

De las incontables veces que quise aprender a patinar en ruedas y de que nunca pude hacerlo.

Mi hermoso Big Wheel, los odiosos Cabagge Patch Dolls o Repollos (que hasta pesadillas me daban de lo feo que eran), los Care Bears u Osos Cariñosos y mi adicción a ellos, He-Man y Skeletor (¡por el poder de Grayskull!), como envidiaba a las que tenían My Little Pony, como soñaba con ser She-Ra, como odiaba a las Strawberry Dolls o Muñecas Fresitas y a las Rainbow Brites.  Como amaba a Los Picapiedras, El Pájaro Loco, Los Baby Muppets, ¡Thunder, Thunder, Thunder….Thundercats!, La Mujer Maravilla, el Hombre Biónico, Rocky y Bullwinkle, La Sirenita, Mazinger Z, Hawaii 5-0, Candy Candy,  Los Magníficos, Dallas y de la extraña sensación que me provocaba el programa Campiña.



De películas recuerdo que hice cola por horas para poder ir a ver a ET, de como lloré con en Algún Lugar del Tiempo (Somewhere in Time con Christopher Reeve), como odié a los Gremlins y amé a los Goonies. De lo enamorada que estaba de Corey Haim en The Lost Boys y como era la única niña que podía ver películas de horror como Cujo, La Cosa, Poltergeist, Viernes 13, The Hitcher, El Ente y Hellraiser.   Como odiaba a Chucky y como amaba a Freddy Krueger.  Como disfruté de Predator, Aliens, Die Hard, Lethal Weapon y Beverly Hills Cop.  Y de cómo soñaba que me llevaran los extraterrestres como en la película: Encuentros Cercanos del Tercer Tipo (Close Encounters of the Third Kind).



De como nunca me gustó Star Wars. 

De como me gustaba ir a McDonalds con mi tío Quique.

De las Maquinitas y los cines Capitol.

De los helados de hielo a 5 len y el señor con su carrito pasando a la misma hora tocando las campanitas.

De la horrible sopa de cebolla de Maggie que mi tía Sonia solía hacer.  Hasta ahora no la puedo comer.

De mi perro Pettit y de cómo sufrí cuando tuvimos que dormirlo por un accidente que tuvo.

Cuando estuvo de moda el Disco Chino, el Hula Hup y las cintas de colores que se utilizaban en el cabello.

De Enrique y Ana y que me sabía todas las canciones excepto las de las tablas de multiplicar (siempre las odié).

Cuando mi primo Manuel y yo jugábamos en los lodazales, tubos de agua y casas en construcción de la Colonia Pinares del Norte, Zona 18.

Me acuerdo de mis amores platónicos:  Chayanne de Los Chicos, Ralphy de Menudo y Terry de Candy Candy.

De cómo me gustaban los zapatos Kickers.

De cómo me gustaba el grupo Timbiriche.

Me recuerdo de cómo me gustaban las Botonetas, los chicles Corwis (o Corvis) y los chocolates Crispín.

De cómo odiaba los vestidos con vuelos y rosados y combinarlos con zapatos de charol. 

De mis amigos Dennis, Vicky y Sharon.  De mi amor por los colochos (rulos) de George y por lo que me hacia reír Luis.

De mi primera bicicleta y la primera vez que la usé en una bajada. Lo mucho que lloré por el porrazo.

De mi amor por Boy George, Cindy Lauper, Wham y Starship.   De cómo quería ser como Madonna y cantar “Material Girl”.  De mi admiración y amor por Michael Jackson y su baile.



De cuando vi el video Thriller en estreno y de lo que me impactó verlo.

De cómo me gustaba la canción de Billy Ocean “Lover Boy” y la de Phil Collins y Philip Bailey “Easy Lover” sin saber que significaban.

De que me encantaba ver el video de la canción “We are the World, we are the Children”.

No recuerdo más pero si tu si lo haces, te invito a ponerlo en los comentarios.



 








5 comentarios:

  1. Usaste calentadores y te hiciste copete? Tomaste toki toki?? a mi no me gustaban, comiste chocopan, chofresas y chocobabanos? jajajaja yo si...

    Maria Acevedo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi Mismo, tanto recuerdo bonito. Recordar es volver a vivir :)

      Eliminar
  2. Los Toreros Muertos!!! YO NO ME LLAMO JAVIER!!!!

    ResponderEliminar
  3. Silvita.... si era Seño Susseth... el otro entre parentesis, espero no te rfirqas a mi ¡¡¡ recuerdo jugar chicotazo a la hora de recreo y salir voladas a tronar en las bancas de los pasillos ¡¡¡ bendito Liceo Frances... los mejores años los vivi alli....

    ResponderEliminar
  4. La canción Locos de Amor de Yordano, Pacman, Jenny la Genio Feliz.

    Raúl

    ResponderEliminar