jueves, 26 de julio de 2012

El Bullying Escolar


Este escrito lo dedico a Jorge Amílcar Ramírez Hernández niño de 10 años que se quitó la vida en su vivienda en Ciudad Peronia, zona 8 de Villa Nueva, Guatemala. Jorge Amílcar había dejado de estudiar hacía tres meses, debido a que sus compañeros de clase se burlaban de él porque su madre iba a trabajar en un bar y que su padre, ayudante de bus, lo había abandonado.  QDEP.



He leído un artículo en el periódico en el que decía que este año los casos de bullying en Guatemala se han incrementado.  Pero yo no creo que sea eso.  Los casos de bullying siempre han existido.  Lo que han aumentando son las denuncias.  Los niños están más dispuestos a hablar de ello porque ahora hay más información y se está más alerta al respecto a nivel nacional.

Recuerdo que cuando era niña y adolescente no teníamos conocimiento de ello.  Yo fui víctima de bullying como también fui una bully.   El bullying no se limita a gente de escasos recursos o escuelas públicas como se piensa.  También sucede en los colegios privados y de prestigio.

Yo nací en cuna pobre.  Gracias a que yo tenía un gran deseo de aprender a leer y a escribir y tuve una cuidadora que me enseñó, yo lo aprendí desde los 5 años.  Por eso mismo me gané una beca para estudiar en un prestigio colegio privado para niñas.  Ahí estudié toda la primaria hasta primero básico (primer año de secundaria).

En toda la primaria experimenté el bullying escolar.  Todas mis compañeras sabían que yo era pobre.  Se notaba porque mis zapatos casi siempre estaban rotos, tenía apenas una o dos blusas que se habían percudido con el uso.  Solo tenía un lápiz que gastaba hasta el final y no varios como ellas. Nunca tuve crayones de colores ni mochilas “a la moda”.   A la hora de recreo no contaba con una lonchera llena con panes con jamón y queso, galletas y fruta como la de ellas, sino que mi refacción se limitaba a panes con mantequilla. 

Así que por eso algunas compañeras me agredían verbalmente diciéndome cosas como que era lo que yo hacia en ese colegio tan prestigioso si yo no merecía estudiar ahí, o que no se juntaban conmigo porque se les iba a pegar lo pobre, o que yo les daba asco porque a lo mejor yo no me bañaba y les iba a pegar los piojos y las garrapatas (porque yo era lo más cercano a un perro).  He de decir que varias veces los comentarios hirientes me hicieron llorar y hasta pensé en no ir a estudiar para no escucharlos. 

Lo bueno era que a pesar de mi pobreza mi personalidad ha sido entusiasta y positiva y por ello también gané amigas que me aceptaban por lo que era como persona más que por lo que tenía.

Cuando llegué a la adolescencia cambié de colegio a otro menos conocido pero aún privado y de niñas y ahí era mejor aceptada.  Me juntaba con las chicas más populares y sobresalía por mis buenas calificaciones y mi participación en actividades extra escolares como el pertenecer al grupo de porristas y ganar varios concursos de ortografía y taquigrafía.  Así que ahí mi papel cambió de víctima de bullying a bully.  Empecé a acosar a compañeras del colegio por su apariencia, por su falta de personalidad o de inteligencia.  Siempre que hacia comentarios hirientes en contra de ellas tenía un público que aplaudía o confirmaba mis comentarios.  Así que considero que hacíamos el bullying en grupo.

¿Por qué lo hacia?  Al escribir este artículo me pregunté eso.  Y creo que era porque eso me daba mayor aceptación en mi grupo de amigas.  Es más, este mismo año me reuní con mis excompañeras del colegio y volví a hacer comentarios como toda una bully contra una excompañera que no se encontraba presente y todas nos volvimos a burlar de ella. No me explico por qué pero siento que lo volvimos a repetir como por costumbre. 

Si pienso más a profundidad del por qué yo fui una bully, en esa etapa de mi vida tenía problemas en casa.  Mi madre me pegaba y agredía  constantemente y no tenía padre.  En ese tiempo también fui una bully con mi hermano menor. 

Considero que el factor principal para criar a un bully es la situación que se vive en casa.  En mi caso yo estaba a la defensiva y mi agresión solía ser verbal.  Me hacía sentir bien porque al fin podía hacerle a alguien más lo que me solían hacer a mí.  Mi autoestima estaba por los suelos. Nunca llegué a los golpes pero si sé de algunas compañeras que también eran bullys y entraban a golpes a otras.

En mi caso, mi madre trabajaba todo el día pero cuando llegaba a casa en la noche lo primero que hacia era maltratarme ya sea física o verbalmente.  Algunas veces era por cosas que le habían sucedido en el trabajo y terminaba rematando conmigo.  Eso no era justo para mí como hija.  Y mi situación lamentablemente no era aislada.  En nuestra sociedad, varios padres de familia llegan cansados del trabajo, malhumorados, sin ganas de nada y rematan con los hijos. También la pobreza, divorcio, falta de educación, etc. pueden ser factores que hagan que los padres maltraten a sus hijos.

Como dije anteriormente, el bullying no se limita a la gente pobre porque yo fui testigo de ello.  Entre mis excompañeras más ricachonas habían casos de bullying también.  Recuerdo una vez que a una de ellas la agarraron entre cuatro chicas en el baño y la golpearon y aruñaron la cara tan solo porque su padre había ocupado un puesto en el gobierno.  ¿Qué tenía que ver eso con la chica?  Nada.  Era la pura envidia o recelo de las demás ricachonas (a lo mejor inculcados por los comentarios de los padres de ellas).

Pienso que para evitar criar hijos que practiquen el bullying o sean víctimas de ello es necesario tener el núcleo familiar unido.  No es necesario que los dos padres estén presentes pero al menos el que esté presente que tenga una buena relación y comunicación con los hijos.  Al castigarlos, que sean castigos sin agresión física o verbal pero que sea un castigo justo.  También hay que fortalecer la autoestima desde los primeros años ya que un niño seguro de si mismo tiene menos tendencia a ser víctima del bullying que uno que no lo sea, Inculcar el respecto por si mismos y por los demás (incluyendo el respecto a personas discapacitadas, gordas, flacas, viejas, etc.).   Como padre la mejor manera de enseñar a los hijos es con el ejemplo y amor. 

Castigar a los hijos que practiquen el bullying pero también preguntarse a si mismos: ¿por qué mi hijo lo está practicando?.  Cortar el problema de raíz y cambiar la manera en que se educa al hijo.  También apoyar al hijo que es víctima del bullying y ayudarle a recobrar la confianza en si mismo.  Hablar con las respectivas autoridades de la escuela y los niños (y talvez hasta con los padres) que estén causando el problema (decir “ignóralos” no va a ayudar a erradicar el problema).

Hay casos en que el bullying es practicado por algún maestro.  Esto también hay que confrontarlo hablando con la dirección y con el maestro si es necesario. 

Como padres tenemos la responsabilidad de brindar la mejor educación a nuestros hijos.  La educación no se limita en ponerlos a estudiar.  La educación también tiene que ser en casa, diariamente, para evitar que hayan más suicidios infantiles como el de Jorge Amílcar.

Y sé que más de algún lector me dirá:  "Pero Jorge Amílcar era un niño pobre, su mamá trabajaba en un bar, su papá se había ido".  Claro, si es cierto, pero también es cierto que los parientes estaban al tanto de la situación y no hicieron nada por ayudar a este niño.  Los maestros de la escuela pudieron haber preguntado por qué Jorge Amílcar no iba a estudiar más.  El vecino, la vecina, etc.  Nadie hizo nada por ayudarlo.  No se puede tener la información, saber como está la situación y no hacer nada.  Tenemos la obligación como sociedad de poner nuestro granito de arena para evitar que estos casos se den.  Somos responsables de como será el futuro de nuestros hijos con nuestras propias acciones.  No hacer nada es inaceptable. 

Otros casos de bullying escolar en Guatemala:

Menos sancionada por acoso escolar  

Niño de 6 años recibe golpiza

Nuevo caso de acoso escolar

De vuelta al acoso escolar

Bullying deja nueva víctima


Otros links de Interés:  

Entidades impulsa lucha contra el Bullying

Jóvenes buscan como prevenir la violencia

Como prevenir el bullying 

Descansa en paz Carlos Benedicto Sosa Pérez

4 comentarios:

  1. Esta es mi historia: Fui de colegio privado a escuela publica. Mi primer dia de escuela fue algo dolorosa, me pegaron por ser rubia! Las mamas de mis compañeras eran muchachas de servicio o señoras que vendian en el mercado. Sus hijas me hicieron la vida imposible el primer año. Me aruñaban la cara, me metian zancadilla, me robaban mis utiles. Si algo malo pasaba en la clase siempre me echaban la culpa a mi. Incluso la maestra se unia a ellas porque yo era rubia...Fue mi primer reto, y lo gane. Al año siguiente el odio se convirtio en cariño y pudimos llevar la fiesta en paz. Cuando me fui a Estado Unidos se quedaron llorando etc. La maestra...me dijo...usted cuando se vaya a estados unidos, la van a regresar a parvulos por tonta.....que te parece!

    ResponderEliminar
  2. esa que tu ya sabes27 de julio de 2012, 12:57

    sufro con todos esos niños (y adultos porque no!, porque esto se da tambien entre adultos en las oficinas de trabajo) que son victimas de esto. Los colegios (escuelas publicas, colegios privados, se da en todos lados, incluso en actividades pre escolares, clases de baile, que se yo), tendrian que tomarselo muy pero muy en serio....Asi como los padres.
    Felizmente en estos tiempos estmaos mas concientes de todo el dolor y el daño que causa el bullying, por lo tanto mas atentos que hace 10 o mas años, que lo que te decian era: pues aguantate que te hara mas fuerte.
    Mi corazon esta con todos lo que lo sufren..

    ResponderEliminar
  3. Si yo te contara...

    Si yo te contara...

    ResponderEliminar
  4. yo tambien fui victima del bullying muchas veces,mi caso es similar al tuyo, fui a colegios de gente de dinero sin ser yo una nina de dinero. parece que en las culturas latinas el Bullying es mas comun. Quizás sea tendencia a colonizar/abusar de los mas debiles. Me han dicho que en Holanda por ejemplo, se ensena a los ninos en la s escuelas a integrar a los gordos,minusvalidos, incapaces.... Algo que tenemos que aprender de ellos!

    ResponderEliminar