lunes, 20 de junio de 2011

¡Estamos Hasta la Madre!



Esta vez me voy a salir un poco de la temática de cuento y voy a contar una historia real, tan real como el aire que respiramos y la sangre que corre por nuestras venas.


Mi amigo Emilio Sánchez, reconocido pintor Mexicano, me invitó a acompañarlo a una protesta pacífica en contra de la violencia que se está viviendo en México.  La verdad que cuando me invitó yo no comprendí muy bien el propósito pero para apoyar a mi amigo (y porque ya le había fallado con anterioridad a una marcha) acepté.


Nos reunimos el viernes 10 de junio en la puerta de la Biblioteca de Amsterdam.  Eramos un total de 7 personas.  Los otros 6 Mexicanos.  Después de las introducciones necesarias y un cafecito entramos de lleno al tema.


Cuando yo pregunté el por qué del movimiento, me contestaron:  ¡Porque ya estamos hasta la madre!  (¡Ya estamos hartos!).


Para comprender mejor esta expresión, voy a contarles de Javier Sicilia.  Javier Sicilia es un activista, poeta, ensayista, novelista y periodista Mexicano.  Es colaborador de La Jornada y El Proceso (medios impresos), y dirige la revista “Conspiratio” desde la cuál trata diversos temas de actualidad filosófica, artística y literaria.


El 28 de marzo del 2011 en la autopista del Sol, a la altura del fraccionamiento Las Brisas en el Municipio de Temixco en Cuernavaca, aparecen 7 personas muertas dentro de una camioneta Honda CRV, con placas del estado de Guerrero.  Todos fueron asfixiados y estaban atados de pies y manos. Entre ellos estaba el hijo de Javier Sicilia, Juan Francisco Sicilia Ortega.  Tenía 24 años.


Sobre los cadáveres fue encontrado el texto: “Esto nos pasó por hacer llamadas anónimas a los militares, esto les va a pasar al capitán Barrones y cap. Castillo atte. Cártel del Golfo”.


El día 3 de abril, Javier Sicilia escribe una carta abierta a políticos y criminales con el título “Estamos Hasta la Madre”, en la cuál repudia la muerte de su hijo y de las demás personas que murieron con él.  Los siguientes fragmentos fueron extraídos de dicha carta:  Estamos hasta la madre de ustedes, políticos –y cuando digo políticos no me refiero a ninguno en particular, sino a una buena parte de ustedes, incluyendo a quienes componen los partidos–, porque en sus luchas por el poder han desgarrado el tejido de la nación, porque en medio de esta guerra mal planteada, mal hecha, mal dirigida, de esta guerra que ha puesto al país en estado de emergencia, han sido incapaces –a causa de sus mezquindades, de sus pugnas, de su miserable grilla, de su lucha por el poder– de crear los consensos que la nación necesita para encontrar la unidad sin la cual este país no tendrá salida”, “De ustedes, criminales, estamos hasta la madre, de su violencia, de su pérdida de honorabilidad, de su crueldad, de su sin sentido”.


Con  esta carta Javier Sicilia convoca a una marcha para el día 6 de abril “exigiendo Justicia y Paz”.   A la marcha atendieron 500 personas con pancartas. La mayoría de los asistentes eran profesores y estudiantes de instituciones de educación superior como el ITESO, Tec y de la Universidad de Guadalajara. Algunos acudieron a bordo de bicicletas. También asistieron integrantes de grupos como: Por un México sin Violencia, Bien Muchos por la Paz, Coordinadora 28 de mayo y Amigos de la Barranca; así como integrantes de la comunidad artística de la ciudad.


A partir de ese momento el movimiento se da a conocer por las redes sociales de Facebook y Twitter y se forman varios grupos de apoyo para Javier Sicilia. Se convierte en un movimiento internacional y sin límites.


Es por eso que se formó este grupo de 6 Mexicanos, para apoyar el movimiento y darlo a conocer entre los Mexicanos que viven en Holanda.


En estas 6 personas recae la tarea de comunicar los 6 puntos de Sicilia que explican el por qué de su movimiento (favor de leer el link abajo para entender los 6 puntos). 


Notas que pude extraer de la reunión:  “Escuchamos de este movimiento por casualidad o por amigos.  Somos un movimiento cívico sin ningún grupo político.  El 6 de abril fuimos a protestar enfrente de la Embajada de México a las 5 de la tarde y el Embajador nos rechazó y nos mandó a la policía. Eramos 5 adultos y 2 niños en total.  ¡Los de la Embajada son unos cobardes!”.


La gente prefiere protestar que organizar, es por eso que nosotros decidimos organizarnos.  El 8 de mayo hicimos una manifestación en el Dam, Amsterdam. Eramos de 70 a 80 personas y algunos vinieron desde Rotterdam o del Sur de Holanda.  Fue un movimiento pacífico y no violento.”. 


Una de las chicas presentes compartió la experiencia de un primo al que mataron. La familia no hizo nada por esclarecer el asesinato.  Después de leer el poema “Noche de Soledad” de Herman Hesse y el poema de José Emilio Pacheco “Fin del Siglo”, expresó: “No te puedes hacer más el gűey (el tonto).  No podemos seguirnos haciendo los pendejos (los cobardes)”.


Con esas palabras en la reunión se definió la filosofía del grupo, quiénes eran, como funcionaban.  Se repartieron las tareas entre las cuáles está el hacer un blog, el tener un comunicador, el encargarse de la página de fans del Facebook y hacer una carta en la cúal se le iba a avisar al movimiento de Sicilia que contaban con el apoyo de los Mexicanos en Holanda. 


Decidí escribir este blog tan distinto a mis historias y cuentos porque admiro a mis hermanos Mexicanos en decir lo que realmente piensan y luchar por la paz y justicia de su país.  Así como ellos, en mi país también tenemos políticos cirqueros y corruptos y tanto el crimen organizado como los reyes del narcotráfico (los Zetas, El Cartel del Golfo entre otros) son los que realmente gobiernan y se apoderan de mi querida patria.  No podemos quedarnos callados.  No debemos dejarnos vencer.


Para terminar he decir que Javier Sicilia promovió e hizo una Caravana por la Paz que empezó el sábado 4 de junio desde Morelos, Cuernavaca y culminó el 10 de junio en la Ciudad Juárez, Chihuahua que todos conocemos como la ciudad más conflictiva de México. En este día se dió a conocer el “Pacto Ciudadano por la Paz con Justicia y Dignidad” (leer sobre el pacto en el link de abajo).  El 11 de junio se dirigió al Paso, Texas donde se exigió al gobierno de Estados Unidos que impida el ingreso de armas a México.  A esta Caravana asistieron miles de personas en cada pueblo en la cuál estuvo. 


Me pregunto: ¿Hay que esperar para que maten un ser querido para que salgamos del letargo?  ¿Tenemos que esperar a que otros organizen el movimiento para apoyar?  ¿Hasta cuándo vamos a dejar que los políticos corruptos y el crimen organizado manchen de sangre nuestra tierra, nuestra patria y a nuestros hermanos?


Ahora que vienen las elecciones gubernamentales de Guatemala en el 2011 y de México en el 2012 tenemos la oportunidad de revertir el daño causado por los políticos de turno y así luchar por la paz y la justicia de nuestros países.  Acuérdense de la letra de esa canción popular Chilena de Quilapayún (1973) que decía: “El Pueblo Unido Jamás Sera Vencido”.


¡Luchemos por la paz y la justicia!.



Noche de Soledad

Vosotros, los que sois hermanos míos,
pobres hombres cercanos y distantes,
los que en la alta región de las estrellas
un consuelo soñais a vuestros males;
vosotros, los que mudos a la noche
débilmente estrellada, alzáis unidas
vuestras delgadas manos dolorosas
y sufrís y veláis en vuestra vida,
pobre grey vagabunda; navegantes
sin estrella y sin suerte por el mundo,
extraños, y, no obstante, a mi alma unidos,
devolvedme, afectuosos, el saludo. Herman Hesse








3 comentarios:

  1. Hola! Primero que nada te agradezco tu tiempo para escribir. Yo soy mexicana y tambien estoy hasta la madre... vivo en Alemania (casi somos vecinos) y tambien apoyo el movimiento de Sicilia desde acá.

    Te paso un link a mi blog que habla de lo que los mexicanos que se reunieron comentaron: http://natysabel.blogspot.com/2011/06/estoy-indignada.html

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. También soy mexicana y estoy de acuerdo contigo y con Natysabel... ¡Ya estoy hasta la madre! Soy del DF, amo mi ciudad con toda el alma y me duele el hecho de que me tuve que salir de ahi por que se metieron a mi casa y se llevaron copia de llaves y papeles, ahora vivo en San Luis Potosí y la inseguridad es peor... No hay riesgo de dejar abierta la puerta, ¡pero no sabes en que momento se desata una balacera! No se para donde vamos pero estoy segura que vivir en Mexico en esta época va a ser algo digno para contar a futuras generaciones.

    ResponderEliminar
  3. A las dos les mando un cordial saludo y escribí este blog para que sepan que no estan solos en la lucha. Esta lucha no es solo Mexicana sino de todos los pueblos que sufrimos estas atrocidades que son tan normales como el pan diario que comemos. Sigamos adelante y no nos dejemos vencer. En nosotros está cambiar el futuro de nuestros países.

    ResponderEliminar