lunes, 6 de octubre de 2014

Rompiendo Estereotipos



El otro día mi supervisor en mi trabajo me preguntó si iba a pedir días libres en Navidad y le dije que no.  En eso un colega, holandés, dice: “Silvia no hace nada en Navidad porque es una solitaria”.

Supuestamente es el humor holandés pero yo sé que hay algo más profundo que eso.  Es porque en la sociedad  donde vivimos nos basamos en los estereotipos.  Este colega cree que porque estoy soltera soy una solitaria cuando es todo lo contrario:  a veces no me doy a basto con lo que tengo que hacer ya que mi vida social es bastante activa.

Un estereotipo es una idea o imagen aceptada por la mayoría como un patrón o modelo de cualidades o de conducta.

Voy a mencionar varios estereotipos que nos han enseñado y los que personalmente me he dado cuenta que no son como la gente lo cree:

Soltera sinónimo de solitaria:   La gente se imagina que porque estoy soltera me la paso sola, en casa, triste, comiendo helado y viendo novelas o peliculas de amor.  Llorando por mi desamor y abrazando la almohada de noche pensando en dónde se encontrará mi media naranja.  De todo lo que acabo de decir lo único que es cierto es que duermo abrazada a la almohada pero eso es porque soy un poco extraña ya que nunca he usado la almohada para recostar mi cabeza al dormir.   Como ya lo escribiera en mi articulo La Vida de una Neosoltera me la estoy pasando de maravilla.    Solitaria será la lombríz que tengo en el intestino pero por lo demás no me he sentido solitaria para nada.   Tengo amigos, tengo amantes, tengo lo que necesito.     

Las mujeres tienen que tener hijos:  El otro día leí un artículo de una chica que desde muy temprana edad (25 años) le pidió a su médico que la esterilizara ya que ella no quería tener hijos.   El medico no aceptó la propuesta porque dijo que era muy joven para tomar una decision así.  Le dijo que regresara a los 30 años.  Ella regresó a los 30 años y se lo volvió a pedir.  El le dijo que regresara a los 35 años.  Entonces ella le dijo: “a los 35 me va a decir que a los 40 y así voy a pasar toda la vida tomando pastillas para no quedar embarazada.  Yo no quiero tener hijos ni quiero tomar pastillas para evitarlos.” Ella llevó su caso a otros médicos hasta que al fin uno le dijo que la iba a esterilizar.   

No todas las mujeres queremos hijos ni  queremos ser mamás.  Así como tampoco todas las mujeres nacimos para ser mamás.    Tomar la decisión de no ser mamá es como estar en contra de toda una sociedad.  Se siente la presión de amigos y familiares y aún desconocidos por no querer ser mamá.  ¿Cómo es posible no querer ser mamá?   Pues no se puede explicar.  Simplemente no se quiere o no se tiene el deseo.

Todos debemos de casarnos o tener una relación monógama:   El otro día tuve una conversación interesante con un chico italiano.  El me contaba que ha intentado tener tres relaciones serias pero que ninguna ha durado más que un año.  El motivo es que se aburre al pasar cierto tiempo de tener relaciones sexuales con la misma persona.  Necesita variedad y diversidad.  

Otra amiga mía me contó que a ella le encantaría tener una relación abierta pero su novio no quiere entonces lo que hace para no aburrirse es pasar días sin verse.  Me puse a pensar que si en algún momento el novio le pide vivir con él, entonces van a tener un problema serio.

No todas las personas se quieren casar o quieren vivir una vida monógama.  No todos aspiran a tener una familia.  Más bien quieren explorar, experimentar, probar otras cosas.   Y no tiene que ver con la edad porque he conocido a varias personas de distintas edades que piensan así.

Cuando estas personas a las que les llamaré “libres” intentan tener una relación seria se ponen ansiosos, se sienten atrapados y no son felices.  

En la sociedad actual hay practicas conocidas y polígamas como el poliamor o los swingers y nuevas formas de amor poligamo que va contra las culturas o religiones de algunos lugares pero que se están expandiendo rápidamente. 

El hombre es el que debe de proveer en su hogar:  En nuestra sociedad se nos ha enseñado que el hombre tiene que proveer lo necesario para mantener un hogar y la mujer es la que debe de cuidar a los hijos y hacer los quehaceres del hogar.  Algunas veces el salario de él no alcanza entonces la mujer también tiene que trabajar.  Pero también existen matrimonios en los que la mujer gana tanto dinero o tiene una mejor profesión que el hombre, entonces el hombre se queda en casa para cuidar a los niños.  Pero eso sólamente lo he visto en Europa.  En Latinoamérica tenemos el tabú que si hombre no puede proveer es un don nadie.  Y como la sociedad es machista, verían mal que un hombre se quedara en casa a cuidar niños y a hacer los quehaceres de la casa.  


Una mujer es débil. El hombre es fuerte:  Este es uno de los estereotipos que más detesto.  Porque eres mujer se piensa que eres frágil y débil, que no puedes hacer las cosas que los hombres hacen y no me refiero solo a lo físico sino que también a lo intelectual y emocional.    Hay muchas mujeres feministas que intentan romper este estereotipo demostrando que ellas también pueden hacer lo que los hombres hacen.  
El problema es que no existe todavía igualdad de valores entre mujeres y hombres.  En la sociedad latina a la mujer la tienen de menos porque todavía existe el machismo en porcentajes altos.

Recuerdo que en los años 80’s había una canción que se llama “Corazones Rojos” del grupo Los Prisioneros.  En ese tiempo las mujeres nos escandalizamos de la letra de la canción.  30 años han pasado desde que saliera esa canción ¿Ha cambiado la mentalidad en 30 años?  Muy poco la verdad. 


La mujer que se acuesta con varios hombres es una puta:  Para mi la mejor versión personificada de una mujer “puta” en la televisión es Samantha Jones de Sex and the City. Es una mujer que le gusta el sexo y se acuesta con todo hombre (y mujer) que ella ha querido.  Ha experimentado de todo y aunque algunos experimentos son un fracaso (como el de ser lesbiana) otros son un éxito.  Ella es una persona feliz y realizada, una mujer exitosa con una vida fabulosa llena de hombres bellos en su alcoba. Si, es promiscua pero no puta. Ella no cobra dinero sino que lo hace por placer. ¿A quién le hace daño con ello? 


También se estereotipa una mujer soltera, madura, exitosa como alguien que solo sirve para tener sexo sin ponerse a pensar que a lo mejor una persona así también es capaz de tener una relación estable.

La gente gorda no puede hacer nada:  Lo vemos en todos lados: la televisión, los videos musicales, los carteles publicitarios, siempre ponen modelos semi desnudas y delgadas.   También las series de televisión como la de “The House Wives” (Las Amas de Casa) ponen como amas de casa a mujeres delgadas, guapas, maquilladas, etc.  Ven a la gente gorda como un fracaso, como algo que no se debe de ver, como algo que se debe de ignorar.   

Yo tengo una amiga que toda la vida fue gorda por un problema de metabolismo.  La hicieron sentir tan mal por ser gorda que decidió hacerse una operación en el intestino para adelgazar.  Me comentó que los comentarios que recibían eran con saña y con toda la intención de herirla.  La operación fue un éxito, ahora ella está casi tres tallas menos de lo que era.  Me cuenta que las personas que más se burlaban de ella ahora son más gordas que ella y por lo tanto le tienen envidia. Y Ahora la desprecian por ser más delgada.   ¿Como chingados se logra hacer feliz a la gente?  Pues no prestándoles atención porque nunca serán felices. 

Los hombres solteros o divorciados no quieren tener la responsabilidad de los hijos:  Mi hermano es soltero pero tuvo una niña con una chica por accidente.  He vivido de cerca la decisión de mi hermano de ser padre de mi hermosa sobrina.  La madre de ella no ha querido que mi hermano sea parte de la vida de la niña por el hecho que ella quiere que él le pague una cantidad de dinero fuerte.  Mi hermano paga la manutención de la niña y gastos médicos pero no es una persona rica como para pagarle mucho dinero.  El ha tenido que llevar a la madre a juicio para que le den el 50% de la custodia de la niña para tener el derecho de verla, ya que la madre no lo dejaba verla.  Ha sido un proceso largo y amargo para mi hermano pero nunca ha dejado de luchar por el derecho de ser padre. 

Los niños hay que vestirlos de niños y a las niñas de niñas:  Han habido dos historias que me han encantado que he leído.  En Alemania un padre ha decidido vestirse de mujer para apoyar a su hijo de tres años que quiere hacer lo mismo.   En Argentina una mamá luchó para que su hijo de 6 años fuera registrado como niña porque él mismo lo pidió.  Muchas personas dicen que a esas edades los niños todavía no pueden decidir que género quieren ser.  Pero por lo que he leído en ambas historias, estos niños sabían desde que nacieron que no querían ser niños.  En ambas historias cuando los niños eran obligados a vestirse como hombres se sentían profundamente tristes y no eran los mismos.   Puede ser que sea una fase o puede ser que sea para siempre.  ¿Qué mas da? Un padre lo que quiere para sus hijos es la felicidad.

Si tienes algún estereotipo que quieras romper y compartir con los demás por favor deja un comentario.






1 comentario:

  1. Esa que tu ya sabes6 de octubre de 2014, 23:18

    Yo tengo uno: todos los recién nacidos son iguales! ��

    ResponderEliminar