jueves, 24 de julio de 2014

Reflexiones rayadas de Kutz






Estaba rayado Julio Cortázar cuando escribió Rayuela.  Es una obra maestra que hay que leer detenidamente para no perderse una pequeña clave, un pequeño detalle de un recuerdo o de un momento que puede ser algo muy grande en otro capítulo.

En sus páginas se puede respirar Paris; las venas de la vibrosa ciudad de la cuál todos se han enamorado alguna vez.   Se palpa el conflicto de los recuerdos del ayer con el presente.  De un pasado en Latinoamérica y el presente en Europa.   Comprendo a Cortázar demasiado bien.   

El día de ayer fue un día triste para Holanda.  Los primeros cuerpos del avión MH17 fueron traídos al país.  40 en total.  Ver como en un acto solemne y silencioso los militares sacaban cada uno de los ataúdes del avión para ponerlos en los carros funerarios fue conmovedor.  Ver al Rey y  a la Reina de Holanda así como al Presidente de la Cámara de Diputados en completo pesar.  Para mí fue algo increíble de vivir y me sentí tan holandesa en ese momento.

Pero también pensé en las miles víctimas sin identificar del crimen organizado en Guatemala.  Cuerpos o pedazos de cuerpo que nadie reclama y que han sido enterrados en una fosa común como XX. Nadie se preocupó por identificarlos como Holanda está haciendo con estas víctimas para darles un funeral digno y que sus familiares den el ultimo adiós.  No tienen nada más que un final horrendo, como que si sus vidas no hubieran tenido ningún valor.   Como que si hubieran nacido, crecido y vivido para nada.  No existieron nunca.

La diferencia entre las dos culturas que conozco es abismal, de eso no cabe duda.  Pero el mundo sigue girando igual. Guatemala sigue con sus víctimas diarias sin identificar y Holanda sigue queriendo identificar a las 298 víctimas que son muchas según su punto de vista, ya que no están acostumbrados a tales tragedias.

Estoy tan rayada como Cortázar, de eso no cabe duda.  No se puede vivir en otro país sin que estas cosas pasen desapercibidas.   Lo que me fastidian algunas cosas de la cultura como por ejemplo ayer que casi me caigo a las vías del tren porque pasó un holandés de 2 metros empujándome porque iba tan en su mundo que no se fijó que yo, la pequeña latina, estaba parada ahí, en su camino.  

Pero así como estos holandeses me hacen jalarme los pelos de la rabia a veces también los latinos lo hacen como ayer mismo que conocí a uno de Curazao y me fastidió enormemente la manera de quererme rozar, tocar, besar y meterse en mi cama así solo porque si.  Estilo Latin Lover. Que asco.  

Y mientras me como un Frikandel  al que le pongo mi toque latino (mostaza y ketchup) pienso:  Qué jodida mi vida.  No soy de aquí ni de allá.  Soy una mezcla de culturas, sabores, colores y aromas.  Mi cerebro trabaja a mil por hora como el de Cortázar.  No sé ni que pensar, ni qué sentir.  Es como una especie de fastidio continuo.  

Ayer me dijo mi tío al respecto al vuelo MH17 que si yo hubiera estado en el avión no lo hubiera sabido.   Nadie lo hubiera sabido.  Nunca le doy a nadie los detalles de los aviones en los que viajo o de los hoteles en los que me hospedo.  Me he vuelto una solitaria en el mundo aunque estoy rodeada siempre de personas. Me quedé reflexionando.  Si me hubieran identificado como una de las víctimas de ese avión, ¿quién me hubiera reclamado?   No tengo familia en este país, ni novio, ni perro que me ladre.  A pesar de que soy una persona con muchos amigos en realidad soy una solitaria.  Le prometí a mi tío que lo iba a mantener al tanto de mis andadas.  Por lo menos alguien me reclamará.

Me preguntó qué hacer en caso de que me muriera.  Se sorprendió por mi respuesta.   Así que lo dejo acá impreso en mi blog:  Kutz quiere que la cremen y que esparzan las cenizas en el Lago de Atitlán, Guatemala.  No quiero que lloren. ¿Para qué?  Yo en vida he sido una persona positiva que me he esforzado por ayudar a los demás en cualquier forma posible.  Así que me gustaría que las personas a las que les afecte mi muerte hagan una cosa por alguien.  Tan solo una.  Dispercemos el poco amor y bondad que hay en este mundo y pongamos nuestro granito de arena para un mundo mejor.  Como tengo amigos en diferentes partes del mundo que sé no podrían atender mi funeral pues me gustaría que hicieran una pequeña reunión con ron y música de los 80’s y 90’s y que recordaran los buenos momentos que hemos vivido.  Una muerte no es para llorarla sino para exhaltar las buenas cosas de una vida que fue bien vivida.

Yo considero que aunque estoy tan rayada con mi querido Cortázar tengo algo de cordura.  Mi cordura es abstracta. Si herí a alguien por decirle las verdades en la cara que me perdone pero en este mundo tan hipócrita tiene que existir alguien que no lo sea.  Porque eso nadie puede en ningún momento decir de mí:  Que fui hipócrita. Sino que al contrario.

Si tienes la oportunidad de asistir a mi funeral te encargo una cosa:  No llores.  No me recuerdes con lágrimas.  Recuerdame como lo cabrona que fui.  Como lo jodida que fui.  Como lo hija de puta que fui.  Si me conocías muy bien sabrás que detrás de la cabrona hubo siempre una mujer sensible y extremadamente cariñosa, amiga fiel y sobretodo que no temía vivir.  Que hice mis sueños realidad y logré hacer de mi vida lo que quise.  Que alcancé la felicidad y eso no lo puede decir cualquiera.

Bueno, a seguir con la pachanga de la vida.  A seguir leyendo al genio de Cortázar.  A seguir rayándome la cabeza con una pincelada de  holandés y otra de guatemalteco.  A seguir bebiendo ron y comiendo limón.  La vida es bella.  La vida es loca.  La vida puede terminar en cualquier momento porque a un psicópata le dio la gana disparar un láser para tu avión.  Pero si vas a terminar así que la gente te recuerde porque hiciste algo extraordinario. No dudes en alcanzar tus sueños. Aunque parezcas un rayado.


4 comentarios:

  1. Dicen los Tibetanos... prepara tu muerte.
    La muerte, es parte de tu vida, esta a tu lado.
    Vive la vida matando la ignorancia.
    Juan Cojon

    ResponderEliminar
  2. Si a un cruzado de la edad media, viviera hoy, y viera que ya no hay guerra santa, que el manto sagrado es falso, se suicida. Pero si le dices, que la aventura, es otra, que la cruzada esta en el espacio, que la injusticia se puede combatir, empuñaría su espada, y pediría su conexión a Internet... ilusión, tenemos ilusiones...

    ResponderEliminar
  3. Eres quijotesca, tan llena de aventuras de escritorio, pero a su vez con la capacidad de llevar una fiesta decembrina solitaria marcada en tierra de nadie, finalmente la vida es eso, retos, metas, sabores, sinsabores etc, etc....
    alcanzables? tal vez....

    Empero, la vida de los 40's asi ha sido, tanto para mi, como para ti...
    y sin duda te recordaran, ya sea por ausencia o no,pero la marca que hoy dejas es invaluable en los pensamientos de personas que como tu decidieron ser mas...

    ResponderEliminar